Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

TERAPIA NEURAL

Dr. Andrés Peralta

 

  Argentina, Córdoba 

 

Ciudad de Córdoba

Jujuy 137,  9º  "D"

Mar-Jue  de 9 a 13 hs

  0351-4220702

 

Mendiolaza

Ctro Médico S.F de Asís

Lun-Mier-Vier de 16 a 20 hs

03543-436114

 

Celular

0351-155470457

Que es la Procaína?

     La procaína es creada desde 1905 en el laboratorio al enlazar dos nutrientes vitamínicos con largos nombres: PABA (ácido paraaminobenzoico) y DEAE (dietilaminoetanol).

    Cuando entra al cuerpo humano, de acuerdo a una publicación del Biochemical Journal la procaína se rompe en PABA (ácido paraaminobenzoico) y DEAE (dietilaminoetanol) el cual es químicamente similar al DMAE (dimetilaminoetanol) y se convierte en las células en colina.

    El DEAE y el DMEA mejoran la circulación del tejido y estimulan la producción de fosfatidilcolina, uno de los bloques que forman la membrana celular.

    El PABA es una vitamina B que ayuda al cuerpo a formar células sanguíneas, y a formar las proteínas metabolizantes. También trabaja como una ayuda para conservar la piel, el pelo, las glándulas y los intestinos en condiciones óptimas. Una deficiencia de PABA puede causar estreñimiento, depresión, problemas digestivos, estrés, infertilidad, fatiga, pelo gris, dolores de cabeza e irritabilidad. El PABA estimula al sistema bacteriano intestinal para producir las vitaminas B, el ácido fólico, ácido pantoténico, la biotina y la vitamina K. El PABA es rápidamente metabolizado por el hígado. Así que si se consume solo, nos desilusionaremos de los resultados. En cambio cuando se combina con la molécula de procaína, el PABA es más efectivo.

    La Procaína ha sido usada durante casi 50 años como un anestésico local por sus propiedades no tóxicas y su compatibilidad tisular. La procaína fue originalmente investigada como un fármaco que tiene un amplio espectro por el Dr. R. Leriche en 1930. Cuando comenzó sus estudios de la procaína, rápidamente se dio cuenta de que podría tener un efecto positivo más allá de su uso inicial en la cirugía. El Dr. Leriche reportó que la inyección de la procaína podría ser de mucho beneficio para las personas ancianas. Creyendo que la vejez y las enfermedades que conlleva, son causadas por un sistema nervioso que ha sido alterado por causas dañinas ambientales, el Dr. Leriche vio algo en la procaína que podría invertir el daño.

    La procaína puede pasar a través de las membranas dañadas de las células enfermas. Aumenta el consumo celular de oxígeno, y provee nutrientes que ayudan a la célula dañada a reparar o renovar sus membranas. Esta regeneración ayuda a normalizar el balance químico en la célula y acelera las reacciones químicas dentro de la célula. El nivel del ADN en las células se eleva y las proteínas se hacen más rápidamente. Como resultado de todo esto, las funciones celulares mejoran y los síntomas de la enfermedad empiezan a aliviarse.

    El DEAE tiene un efecto antidepresivo. Estudios realizados demostraron que el DEAE produce estimulación mental y euforia ligera. El DEAE comprende la colina y la acetilcolina, las cuales forman importantes neurotransmisores que facilitan el funcionamiento cerebral. La MAO (monoaminooxidasa) es una enzima en nuestro cuerpo se mantiene a casi el mismo nivel hasta los 30 años de edad, luego aumenta dramáticamente conforme envejecemos. La MAO disminuye los neurotransmisores monoaminas, como la dopamina, la serotonina y la norepinefrina. Conforme la gente va envejeciendo la actividad de la MAO aumenta destruyendo a estas substancias tan importantes más rápidamente. La dopamina, la serotonina y la norepinefrina disparan sentimientos de placer, serenidad y calma.

     Se encontró que la gente que sufre de enfermedades debilitantes tales como la artritis, neuritis, arteriosclerosis, senilidad o depresión tienen niveles mucho más altos de MAO que lo normal. Algunos inhibidores de la MAO se venden como medicamentos antidepresivos. La procaína probó ser un mejor inhibidor de la MAO que las medicinas de prescripción, que producen, muchas veces daño hepático, hipertensión, dolor de tórax y dolor de cabeza como efectos colaterales. La procaína no ha producido efectos colaterales.